SAVIA MEMORIA

De todo lo imaginado desde que tiene memoria, mirando el cielo con los ojos cerrados, anhela cuando espera en las noches sempiternas, caricias de madera de sus dedos de roble, dedos dueños de azules flores con olor jazmín, dedos que un día sintieron carne, rosácea carne que a su vez fue señora de blancos huesos tornados en leña tallada, herida.
Pero hoy, de ese cielo de ojos cerrados, de hogueras y nubes, deja de llover en la memoria para volver al bosque, de donde fuimos, de donde somos, donde los dedos volverán a ser ramas, y las hojas y flores, carne y huesos.
Autores:
Texto: Javier Acero López.
Fotografía: Leidi Jorge.

Valora cuánto te ha gustado

Basta con hacer click en el corazón que elijas.

Valoración media / 5. Número de votos:

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.